No toros

No bullHoy leí:  “La realidad solía parecer muy simple, era como el clima. ¿Por qué cuestionarlo, y menos aún discrepar al respecto? Y después vino el embate: una tremenda corriente de noticias falsas, ‘hechos alternativos’, y mentiras disfrazadas de verdades que hicieron caer a muchos de nosotros en un estado de pánico moral. ¿Cómo llegamos aquí?”.

Esta declaración e interrogante me llevó al Srimad-Bhagavatam (1.17.24-25), en el que el piadoso rey Pariksit le dice a Dharma en forma de toro: “En la era de Satya [de la veracidad], tus cuatro patas estaban constituidas por los cuatro principios de austeridad, limpieza, misericordia y veracidad. Pero parece que tres de tus patas están rotas debido a la irreligión que se ha difundido por doquier en la forma de orgullo, la lujuria y la embriaguez. Ahora te apoyas en una sola pata, que es tu veracidad, y de una forma u otra te mueves cojeando. Pero la personificación de la riña [Kali], floreciendo mediante el engaño, también está tratando de destruir esa pata”.

Ahora bien, ¿existe alguna solución? En sus significados, Srila Prabhupada explica: “La prédica de los principios del Bhagavatam hará que las personas sean austeras, limpias tanto por dentro como por fuera, misericordiosas con los que sufren, y veraces en su conducta cotidiana. Ésa es la manera de corregir las deficencias existentes en la sociedad humana, que se manifiestan de forma prominente en la actualidad (…) El resurgimiento del bhagavata-dharma puede salvar a la civilización humana de caer presa de toda clase de males”.

Hare Krishna.

Vuestro en el servicio,
Giriraj Swami

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>