Rupa Sanatana Dasa en el Hospicio Bhaktivedanta

RSD-in-Hospice-Garden-2Ayer a las 7:45 p.m. Rupa Sanatana dasa, discípulo de Romapada Swami y expresidente del templo de Saint Louis de ISKCON , abandonó el cuerpo en el Hospicio Bhaktivedanta, rodeado de devotos cantando los santos nombres del Señor Krishna. El kirtana, liderado por Panchagauda Prabhu, había comenzado hacía varias horas.

Hace dos semanas, Rupa Sanatana llegó al hospicio  con cáncer terminal avanzado.  Poco después Romapada Swami le telefoneó para darle un mensaje final, y hace cuatro días, pasé con él alrededor de veinticinco minutos por teléfono, hablando con él, cantando japa y recitando oraciones. Él respondía, pero se encontraba demasiado débil para realmente hablar. Él era un alma muy especial y afortunada; vi un futuro muy auspicioso para él, en servicio eterno a Srila Prabhupada, nuestro parampara y la Suprema Personalidad de Dios.

Cuando Rupa Sanatana viajó de Estados Unidos para ser admitido en el hospicio, le informé a Bhima Prabhu, quien también ha sido presidente del templo de Saint Louis, y Bhima me escribió lo siguiente acerca de este maravilloso devoto:

“En realidad, Rupa Sanatana es de nuestra edad. Él conoció a los devotos cuando eran joven, pero no se unió al movimiento en esa época. Se casó, tuvo una hija, y trabajó como arquitecto. Más tarde se encontró con los devotos en Kansas, donde estaba viviendo, y empezó a asociarse con ellos.

“Rupa Sanatana iba a Saint Louis para los festivales y para ver a Romapada Swami. Se llegó a saber que Rupa Sanatana no sólo era arquitecto sino también carpintero. Así que Jalatala, mi esposa, le pidió que hiciera una cama para Radha-Syamasundara. El aceptó y armó una bonita cama en muy poco tiempo. Después, Jalatala le pidió que se quedara en Saint Louis y cuidara del templo, y pronto se convirtió en el presidente del templo.

“A lo largo de los siete u ocho años que fue presidente, él hizo un servicio increíble. Yo iba a visitar Saint Louis todos los años, y siempre fue un gusto verle tan entusiasta en su servicio. Aunque dirigir el templo era una tarea difícil con sólo unos cuantos devotos disponibles, él siempre era positivo y estaba animado. Una de las grandes cosas que hizo fue convencer a un miembro a que donara treinta y cinco acres de tierra en las afueras de Saint Louis. Sin duda, Krishna, Balaram y Nitai–Gaura-nataraja han reconocido su servicio.

“Es apropiado y maravilloso que él estará en Vrindavan obteniendo el cuidado que necesita hasta que deje este mundo. Gracias por mantener este servicio disponible para los devotos”.

Hare Krishna.

—Giriraj Swami

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>