Saboreando y distribuyendo la conciencia de Krsna

Devotee_Distributing_Books El 1⁰ de diciembre, en Nueva Dvaraka, Los Ángeles, ofrecí una charla acerca de saborear y distribuir la conciencia de Krsna, con respecto a la maratón de distribución de libros de Diciembre. La traducción es la siguiente:

Hemos llegado nuevamente al mes de diciembre, la época más propicia del año, en la que se lleva a cabo la maratón de distribución de libros. En honor a la ocasión leeremos dos versos del Srimad-Bhagavatam, que plasman el sentimiento de los devotos al distribuir la conciencia de Krsna.

naivodvije para duratyaya-vaitaranyas
tvad-virya-gayana-mahamrta-magna-cittah
soce tato vimukha-cetasa indriyartha-
maya-sukhaya bharam udvahato vimudhan

“¡Oh, joya entre las grandes personalidades!, no siento el menor temor de la existencia material, pues allí donde me encuentre estoy completamente absorto en pensar en Tus glorias y actividades. Mi única preocupación son los necios y sinvergüenzas que elaboran complicados planes para alcanzar la felicidad material y mantener a sus familias, sociedades y países. Me preocupan porque siento amor por ellos”. (SB 7.9.43)

prayena deva munayah sva-vimukti-kama
maunam caranti vijane na parartha-nisthah
naitan vihaya krpanan vimumuksa eko
nanyam tvad asya saranam bhramato ’nupasye

“Mi querido Señor Nrsimhadeva, veo que, ciertamente, hay muchas personas santas, pero su único interés es su propia salvación. Sin preocuparse de las grandes ciudades y pueblos, se retiran a los Himalayas o al bosque y hacen votos de silencio [mauna-vrata] para meditar. No tienen interés en salvar a los demás. Yo, por mi parte, no deseo liberarme solo, dejando aquí a todos estos pobres necios y sinvergüenzas. Sé que sin conciencia de Krsna, sin refugiarse en Tus pies de loto, no se puede ser feliz. Por esto deseo llevarles de nuevo al refugio de Tus pies de loto”. (SB 7.9.44)

Para distribuir la conciencia de Krsna, debemos tener conciencia de Krsna. Estos versos son acerca de Prahlada Maharaja, y de una manera también son acerca de Srila Prabhupada, quien en su significado expresa su propio sentimiento —y sobre nosotros, la manera en que Srila Prabhupada desea que practiquemos la conciencia de Krsna—. Prahlada Maharaja y Srila Prabhupada tenían un nivel muy elevado de conciencia de Krsna, pero incluso en nuestro propio nivel podemos experimentar algo de lo que ellos experimentaron, y dondequiera que nos encontremos podemos obtener alivio de las miserias materiales y ansiedades tomando refugio en el Santo Nombre. Podemos cantar con alegría en la sala del templo, en la compañía de devotos, ante las Deidades y en presencia de Tulasi-devi —pero uno puede cantar en cualquier lugar y viajando en sankirtana—. Uno puede cerrar los ojos y cantar, escuchar y dejar de estar en el mundo material —y estar realmente estar con Krsna—.

Los devotos necesitan conectarse con Krsna no sólo por su propio bien, sino además por el bien de los demás. En una ocasión, en una reunión con Srila Prabhupada en el templo de Atlanta, Svavasa Prabhu preguntó: “¿Cómo podemos incrementar nuestra devoción y nuestro deseo de distribuir más libros?”. Él y los otros devotos esperaban con vivo interés una fórmula especial para aumentar su distribución de libros. Srila Prabhupada no los miró; miró hacia arriba, y esperaron en suspenso. Finalmente dijo: “Si queréis incrementar la distribución de libros, si realmente lo deseáis, tengo una sola recomendación… Debéis cantar vuestras rondas sin interrupciones. Cuando empecéis a cantar, no os detengáis hasta terminar”. Conforme explicó Svavasa Prabhu, si ganas esa lucha, ganas todo el día, pero si pierdes y permites que tu mente te lleve a otra cosa, tendrás un día difícil.

Svavasa Prabhu aún sigue esa táctica. Se levanta a las dos de la mañana y canta todas sus rondas antes de venir al templo para mangala-arati. Hace un tiempo me quedé en la casa de Vaisesika Prabhu en Burlingame, y su programa de la mañana fue dichosamente intenso. Hizo cosas que hacemos cada día, y algunas cosas que tal vez hacemos ocasionalmente, y las hizo con tanto gusto y entusiasmo, que las prácticas se llenaron de vida. Sentí: “Eso es lo que realmente es recitar estos versos”. Más tarde hablamos sobre el libro que está escribiendo sobre la distribución de libros, y dijo que uno de los temas es que la energía para distribuir libros proviene del desborde del éxtasis que sentimos de nuestras prácticas espirituales, de nuestra propia conciencia de Krsna.

También he experimentado que si uno canta sus rondas en la mañana antes de salir, obtendrá más energía e inteligencia para su servicio, y si uno no lo hace, no sólo puede tener la energía espiritual un poco agotada, sino que además puede sentir ansiedad respecto a cuándo terminará sus rondas.

Así que esta práctica de levantarse temprano y cantar todas las rondas es una parte muy importante del proceso de compartir la conciencia de Krsna con los demás. En el verso anterior, Prahlada dice que no tiene ansiedad por sí mismo, porque dondequiera que se encuentre puede sumergirse en el océano nectáreo de la conciencia de Krsna, y eso es verdad también para nosotros. Dondequiera que vayamos podemos tener la experiencia de saborear el néctar de la conciencia de Krsna mediante el canto del Santo Nombre, mediante la lectura y estudio de los libros de Srila Prabhupada, y mediante conversaciones acerca de éstos.

Estos dos aspectos —saborear y distribuir— van unidos. Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura dice que el mejor gosthyanandi es el bhajananandi a quien le gusta predicar. Gosthyanandi significa alguien que se complace en predicar y compartir la conciencia de Krsna con los demás, y un bhajananandi es alguien que se complace en su propio bhajana, en sus propias prácticas espirituales. Prahlada Maharaja ejemplifica este principio, ya que él puede experimentar bienaventuranza pura en cualquier lugar y en cualquier momento con sólo cantar, escuchar y recordar a su Señor. Sin embargo, no se contenta con volver a casa, de vuelta a Dios, él solo, sino que quiere llevar a los krpanan con él.

Krpana es una palabra muy significativa. Srila Prabhupada trata sobre ello en la Bhagavad-gita en relación a que Arjuna admite haber sido sobrecogido por una mezquina flaqueza.

karpanya-dosopahata-svabhavah
prcchami tvam dharma-sammudha-cetah
yac chreyah syan niscitam bruhi tan me
sisyas te ’ham sadhi mam tvam prapannam

“Ahora estoy confundido en cuanto a mi deber, y he perdido toda compostura a causa de una mezquina flaqueza. En esta condición, Te pido que me digas claramente qué es lo mejor para mí. Ahora soy Tu discípulo y un alma entregada a Ti. Por favor, instrúyeme”. (Bg 2.7)

Krpana significa “avaro”; pero, ¿cómo se aplica? Un avaro es alguien que tiene bienes, pero no los utiliza. Puede tener mucho dinero, sin embargo no lo gasta en ningún buen propósito; sólo lo atesora. Así, tenemos esta forma de vida humana que es extremadamente rara de obtener y valiosa —porque se puede utilizar para comprender a Dios—. Y si no la utilizamos para ese fin, somos krpanas, avaros.

labdhva su-durlabham idam bahu-sambhavante
manusyam artha-dam anityam apiha dhirah
turnam yateta na pated anu-mrtyu yavan
nihsreyasaya visayah khalu sarvatah syat

“Después de muchos nacimientos se alcanza forma humana de vida, que es rara de obtener y que, aunque temporal, ofrece la oportunidad de lograr la perfección más elevada. Por lo tanto, un ser humano sensato debe esforzarse inmediatamente por la perfección suprema de la vida antes de que su cuerpo, que está siempre sujeto a la muerte, perezca. Después de todo, la complacencia de los sentidos está disponible incluso en las especies más abominables de vida, mientras que la conciencia de Krsna es posible sólo para los seres humanos”. (SB 11.9.29)

Y nosotros tenemos no sólo esta forma de vida, sino además el conocimiento de la conciencia de Krsna, que es sumamente valioso, y no debemos mantener este conocimiento para nosotros mismos, sino que debemos distribuirlo.

Por supuesto, la prédica directa acerca de Krsna a veces puede ser una austeridad. Como dijo Srila Prabhupada: “Cuando se le dice a la gente ‘Abandona todo tipo de tonterías y sólo entrégate a Krsna, la Suprema Personalidad de Dios’, puede que no les agrade. Tal vez a algunas personas, pero probablemente no a la mayoría”. Cabe decir lo mismo de la distribución de libros. Puede ser una austeridad porque a las personas no les agrada el mensaje de la conciencia de Krsna. Vinieron al mundo material para ser Dios, y no quieren escuchar que otra persona es Dios y tienen que entregarse a Él. Pero si podemos lograr que se lleven un libro, el libro se los dirá. Hace algún tiempo fui a visitar a una excelente familia devota, y la madre de la madre, que se encontraba de visita proveniente de la India y era una señora piadosa muy respetuosa y apreciativa de los devotos, expresó algunas ideas impersonalistas absurdas. Pensé: “¿Qué voy a hacer?”. Estábamos teniendo una grata visita, el cumplimiento de un deseo anhelado mucho tiempo, y todos estaban muy contentos. Si yo la contradecía, podría provocar una discusión y tener un efecto negativo. Pero no podía dejar que los comentarios quedaran así.

Entonces oré a Prabhupada en mi corazón, y obtuve la respuesta: “Sólo sé cortés y agradable, y yo le predicaré; yo la corregiré”. Sin desafiar lo que la abuela había dicho, le pregunté: “¿Ha leído los libros de Srila Prabhupada?”. Y concluímos que ella comenzaría a estudiarlos con regularidad.

En estos versos encontramos palabras que Srila Prabhupada utiliza con bastante frecuencia: “necios” y “sinvergüenzas”. Si se toma el significado de krpana a su nivel más profundo, se trata de necio y sinvergüenza; y en el verso anterior vimudhan literalmente significa “necio”. En muchos lugares Krsna utiliza las palabras avajananti mam mudha, na mam duskrtino mudhah. Se encuentran en las Escrituras, pero puede que no funcionen bien si las usamos con personas que estamos tratando de atraer a la conciencia de Krsna. Y aquí es donde los libros vienen al caso. No tenemos que llamar a la gente necios y sinvergüenzas; les damos los libros, y los libros los llamarán necios y sinvergüenzas. Y necesitan escucharlo, sea en esos términos o no.

Su Santidad Swami Rtadhvaja solía distribuir libros en Centros de Bienvenida de Florida. La gente aparcaba y salía de sus autos, y en una ocasión una mujer entró al centro de bienvenida, y el esposo se quedó en el estacionamiento. Rtadhvaja Swami le entregó un Bhagavatam. “¿De qué se trata?”, preguntó el caballero. “Tiene antiguas enseñanzas sobre yoga y meditación”, respondió Maharaja. “Oh, eso suena interesante”. El hombre abrió el libro, y lo primero que leyó fue “personas… reacias al néctar de las actividades de la Suprema Personalidad de Dios… se comparan con los cerdos que se alimentan de excremento”. Y preguntó a Maharaja: “¿Qué tiene que ver eso con el yoga?”. En ese momento, su esposa salió y dijo: “Cariño, ¿qué tienes ahí? ¿De qué estáis hablando?”. “Oh, nada, cariño”, respondió y luego cerró el libro, entregó un donativo a Maharaja, y se fue con el libro, sonriendo. A pesar de que no quería que su esposa supiera que había sido acusado de ser como un “cerdo que se alimenta de excremento”, él quería leerlo.

En una ocasión, Bhurijana Prabhu, sabiendo que algunos devotos pueden ser sensibles al lenguaje fuerte, puso un breve fragmento en el que Prabhupada utilizó la palabra sinvergüenza siete veces. Y cada vez que Prabhupada utilizaba la palabra, Bhurijana iba diciendo: “La primera vez”, luego “La segunda vez”, “La tercera vez”, hasta el final. Él era consciente de lo que Prabhupada estaba haciendo, y en ese breve fragmento de tres o cuatro minutos Prabhupada había utilizado la palabra sinvergüenza siete veces, porque, sea agradable o desagradable, es lo que necesitamos escuchar.

Hay lectores que han señalado que hay repetición en los libros de Prabhupada. Según los estándares literarios comunes, no debe haber repetición, pero Prabhupada mismo dijo: “No es suficiente decir que Krsna es la Suprema Personalidad de Dios en un significado; diremos que Krsna es la Suprema Personalidad de Dios en cada uno de los significados”. Puede haber repetición y un lenguaje fuerte, pero los libros contienen todo, y si alguien es sincero obtendrá lo que necesita de éstos. Los libros han hecho a muchos devotos, que están ahora haciendo a otros devotos, y ellos continuarán haciendo devotos en el futuro.

Así que “¡Distribuid libros! ¡Distribuid libros! ¡Distribuid libros!”. Y para conseguir la fuerza para hacerlo, cantad, escuchad, sed constantes en vuestras prácticas espirituales —y leed los libros—. Como dijo Srila Prabhupada: “Distribuir mis libros mantendrá a los devotos felices, y leer mis libros los sostendrá”. Él nos ha dado todo, pero tenemos que aprovecharlo, tenemos que hacer lo que él dijo, y si lo hacemos, obtendremos los resultados y todos serán felices.

—Giriraj Swami

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>