Srila Prabhupada está aquí presente

SP murti JuhuUna devota de veintidós años de edad en Mumbai, Radhika Jajodia, me envió una hermosa carta acerca de sus realizaciones de la misericordiosa presencia de Srila Prabhupada en sus habitaciones en Juhu, que tituló «Srila Prabhupada está aquí presente»:

Un día, durante su última estancia en Juhu en 2014-15, usted estaba cantando japa en las habitaciones de Srila Prabhupada. Yo realmente deseaba tener su asociación, así que fui corriendo de mi casa para verle. Pero tan pronto como llegué, usted completó una ronda y se fue a su habitación un piso más abajo.

Me sentí muy desafortunada, pero luego decidí cantar unas rondas sentada frente a la murti de Srila Prabhupada. Mientras estaba cantando, miraba a Su Divina Gracia y oraba: «¡Oh Prabhupada!, por favor, permítame tener alguna asociación personal con mi Guru Maharaja. Por favor permítame tener algún intercambio, alguna interacción; realmente lo necesito. Sólo unos minutos serían suficientes para animarme a continuar mis prácticas durante los meses  en que él  ya no  estará  en  Bombay.  Por favor,  ten misericordia de mí,  ¡oh Prabhupada!».

Repetía la misma súplica una y otra vez, utilizando diferentes palabras.

Y entonces ocurrió un milagro. En el momento en que terminé mi segunda ronda de japa y estaba diciendo el Pancha-tattva mantra, sonó mi teléfono celular. Era mi hermano Narottam, que le estaba prestando servicio. Al instante se me puso la piel de gallina, tomé la llamada y me dijo: «Guru Maharaja quiere verte. Baja a su habitación inmediatamente».

No podía creer lo que oía. Miré a Srila Prabhupada sentado allí con su refulgencia divina. En ese momento pude sentir —lo supe— que él estaba allí, que se hallaba conmigo, escuchándome. No pude evitar romper a llorar de amor y gratitud.

Una vez que recuperé el control de mis emociones, me sequé las lágrimas y bajé corriendo para verlo. Sus palabras compasivas y amorosas durante esa reunión de cinco a diez minutos me dieron mucha fortaleza espiritual durante muchos meses siguientes.

Desde ese día, mi vínculo con Srila Prabhupada se ha vuelto más profundo. Y cada vez que visito sus habitaciones en Juhu, puedo sentirlo: él está aquí presente.

Su caída sirviienta,
Radhika Jajodia

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>