Monthly Archives: August 2019

Conmemoración de la apertura del templo de Juhu

SP in JuhuHoy, 14 de enero, Makara-sankranti, se conmemora el aniversario de la gran inauguración del templo y complejo cultural de Sri Sri Radha-Rasabihari en Juhu, Bombay.

Dos días después de la apertura, el New York Times publicó un artículo en la portada de su segunda sección, con el título «La secta Hare Krishna muestra vitalidad en su nuevo templo de 2 millones de dólares en la India»:

«JUHU, India, 15 de enero — Varios centenares de miembros de la secta Hare Krishna, coreando, cantando y aplaudiendo, abrieron aquí un templo y centro cultural de 2 millones de dólares este fin de semana en un colorido festival de devoción.

»Para los jóvenes monjes norteamericanos del movimiento, la inauguración de su suntuoso templo de mármol tallado situado en la costa del Mar Arábigo, a 16 kilómetros al norte de Bombay, simboliza una especie de mayoría de edad de la secta, que esperan suscite cada vez menos controversias.

»“Estamos obteniendo una base más extensa entre el público en general, tanto en la India como en los Estados Unidos”, explicó Tamal Krishna, un neoyorquino de 32 años que es uno de los 23 miembros de la comisión gobernante de la organización. “Nos estamos dando cuenta que no se puede dar un atractivo general a la conciencia de Krishna si hacemos que todos se afeiten la cabeza y canten ‘Hare Krishna’ todo el día”.

»Pero como la mayoría de los líderes del movimiento, Tamal Krishna, con el nombre de Thomas Herzig cuando creció en la zona oeste del Alto Manhattan, tiene la cabeza afeitada, viste una prenda suelta de color azafrán llamada dhotiy lleva marcas de barro del río Ganges en la frente. Como todos ellos, canta este mantra al menos 1,728 veces al día: “Hare Krishna, Hare Krishna, Krishna Krishna, Hare Hare, Hare Rama, Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare”.

»El canto, que ha sido coreado con los pies dando golpes en cientos de calles estadounidenses en los 12 años desde que la Asociación Internacional para la Conciencia de Krishna nació en Nueva York, ha sido aquí el tema principal del fin de semana. Multitudes lo gritaban al ritmo de los tambores y címbalos mientras se iban ungiendo las estatuas de Krishna al abrirse cada una de las enormes puertas de madera de teca y bronce del altar, y se iban colocando ofrendas de caléndulas y plátanos junto a los altares bañados en plata.

»Pero una diferencia entre esta celebración y las llevadas a cabo en Estados Unidos se reflejó en el hecho de que el ministro de Salud de la India y otros altos funcionarios del gobierno se encontraban entre los que hicieron uso de la palabra en la ceremonia de inauguración, confiriendo respetabilidad. Como dijo un monje de Miami Beach vestido de azafrán: “Cuando venimos a la India, volvemos a casa”.

»El espiritualismo es común a los indios, y varios miles de ellos visitaron el nuevo templo durante la ceremonia de inauguración, uniéndose con entusiasmo al canto de homenaje a Krishna, un dios hindú, y respondiendo con prontitud cuando los monjes norteamericanos los saludaban a la manera hindú, juntando las palmas de las manos debajo de sus barbillas, como si estuvieran en oración.

»Sin embargo, la Asociación Internacional para la Conciencia de Krishna sigue siendo esencialmente norteamericana, como lo ha sido desde que fue fundada por A. C.  Bhaktivedanta Swami Prabhupada, un asceta de la India que viajó a Nueva York en 1965 con la idea de combinar la sabiduría espiritual india y el ingenio estadounidense —repitiendo la analogía que él solía hacer: un cojo y un ciego ayudándose mutuamente a caminar—.

»Al momento de su fallecimiento hace dos meses a la edad de 81 años, Swami Prabhupada había desarrollado un movimiento que cuenta con 10,000 monjes a tiempo completo y un ingreso anual, dicen sus líderes actuales, de 16 millones de dólares provenientes de la venta de sus libros, que son principalmente traducciones e interpretaciones del swami de las antiguas Escrituras védicas.

»Los Hare Krishna (un término que ellos mismos usan) son renuentes a revelar los detalles de sus finanzas. Pero se sabe que cuentan con al menos algunos donantes muy importantes, entre ellos George Harrison, el ex Beatle, y Alfred Ford, bisnieto del fundador de la compañía automotriz Ford y sobrino de Henry Ford II. En los últimos años, la asociación ha adquirido granjas en varios estados de los Estados Unidos, así como dos docenas de grandes propiedades urbanas, incluido un templo y hotel de 14 pisos en 340 West 55th Street en Nueva York, que compró por 1 millón de dólares.

»Otra señal de lo que a sus líderes les gusta considerar como su integración en el sistema social fue una decisión en Queens el año pasado por parte del juez John J. Leahy, del Tribunal Supremo estatal. Rechazó las denuncias de lavado de cerebro, y dictaminó que a los miembros del movimiento se les debe permitir “practicar la religión de su elección”.

»Para los Hare Krishna, esa decisión trazó la línea entre su secta y lo que ellos rechazan como “los cultos modernos”, tal como los Hijos de Dios. También ven una gran distinción entre ellos y los miles de otros jóvenes norteamericanos atraídos por el misticismo de la India, en el hecho de que en lugar de la indulgencia que ofrecen algunos swamis, la conciencia de Krishna exige una rutina extraordinariamente rigurosa en la que los juegos de azar, fumar, beber, tomar drogas y el consumo de carne, huevos y pescado están prohibidos, al igual que cualquier actividad sexual que no tenga como objetivo la concepción.

»Pero además de la vanguardia sumamente religiosa, hay un número creciente de nuevos miembros de la fe que, en una medida u otra, creen en la interpretación de la asociación de las antiguas Escrituras del Señor Krishna. La asociación, que se considera a sí misma como el exponente más ortodoxo del hinduismo, asegura que la purificación espiritual a través del Señor Krishna omnipresente, puede llevar a una vida libre de ansiedad y a una “conciencia pura, eterna y dichosa”.

»Sus líderes afirman que hay decenas de miles de simpatizantes en los Estados Unidos, y tal vez un número aún mayor que asisten a sus templos en la India. Tamal Krishna, a quien llaman Su Santidad y lleva consigo una vara de casi dos metros de color naranja como símbolo de completo control sobre sus sentidos, mira hacia el día en que la conciencia de Krishna será normal en la sociedad estadounidense.

»“Cuando la gente vaya a trabajar a la fábrica o a la oficina y sentado junto a ellos vea a un seguidor de Krishna, ya no nos considerarán extraños —dijo—. Y créeme, llegará ese día”».

El artículo contenía dos fotos, una con la leyenda «Un joven norteamericano seguidor de Krishna da un discurso en sánscrito a sus homólogos indios en festividades», y la otra decía «Devotos Hare Krishna cantando en la inauguración de su nuevo templo en Juhu, India, el sábado».

La edición del 30 de enero del Newsweek publicó una página casi completa sobre la apertura impresa en color, una presentación poco común en aquel tiempo, con el título «KRISHNA JUNTO AL MAR». En la parte superior de la página había una foto del diorama de Srila Prabhupada de pie en el Tompkins Square Park, junto a una foto del nuevo templo y la casa de huéspedes, con la leyenda «De la pobreza a la riqueza: Diorama del Swami enseñando, complejo de $2 millones».

El artículo decía: «Los rituales realizados eran tan antiguos como la India misma —los cantos en sánscrito, el sacrificio de fuego, el baño de las deidades de mármol con agua sagrada del Ganges—, pero la celebración era esencialmente norteamericana. La semana pasada, durante tres días varios cientos de miembros estadounidenses de la Asociación Internacional para la Conciencia de Krishna vestidos con túnica de color azafrán, llegaron al pueblo costero de moda en los suburbios de Bombay para la inauguración de su nuevo templo de 2 millones de dólares, que incluye un hotel, una biblioteca, un teatro y letreros de neón intermitentes con bendiciones tales como SU VIDA SERÁ SUBLIME. El acontecimiento estaba orientado a establecer legitimidad para el movimiento de conciencia de Krishna, fundado en una tienda de Greenwich Village hace doce años por Bhaktivedanta Swami Prabhupada, quien falleció el pasado mes de noviembre. Hoy el movimiento cuenta con 10 mil devotos, la mitad de ellos en los EE. UU. Sin embargo, la secta, que prohíbe la carne, el alcohol, el tabaco y el sexo ilícito, afirma recibir cerca de 20 millones de dólares al año, procedentes en su mayor parte de la venta de los prolíficos escritos del Swami.

«Las ceremonias de inauguración atrajeron a 15 000 espectadores, incluyendo al ministro de Sanidad de la India Raj Narain. “Me parece sorprendente —dijo— que ahora los occidentales hayan adoptado la antigua cultura india justamente cuando la estamos perdiendo”».

En la parte inferior del artículo había una foto de la procesión en Juhu Beach y otra de un devoto hablando al pie del vyasasana de Prabhupada. La leyenda decía: «Difundiendo la palabra del swami: una jubilosa procesión en la playa, un devoto dando una charla en el templo». En la parte delantera de la procesión había un asiento portátil con una foto y una pequeña murti de bronce de Srila Prabhupada, y de pie junto a la murti, yo lo estaba abanicando con una camara. El devoto predicando en el templo era Tamal Krishna. En la portada de la revista había una pequeña foto con la leyenda «Barry Came con un seguidor de Krishna» (Gopal Krishna), y un avance del artículo principal.

«Los rituales eran tan antiguos como la India misma —decía el avance—, pero la celebración era esencialmente norteamericana. Cientos de miembros estadounidenses del movimiento para la conciencia de Krishna inauguraron su llamativo templo nuevo la semana pasada en un pueblo costero cerca de Bombay  —y Barry Came se unió a 15 000 indios durante las consagraciones—».

Pensé en cómo Krishna, o Srila Prabhupada, habían arreglado todo perfectamente. Allí salía yo en la foto, abanicando a Prabhupada, feliz en mi posición como su simple sirviente. Y allí salía Tamal Krishna sentado detrás de uno de los libros de Prabhupada, con el brazo derecho extendido, predicando enérgicamente en representación de Prabhupada —su posición natural—. Y Gopal Krishna, que siempre trabajó con los medios de comunicación, salía en la foto con el reportero.

Todo parecía perfecto. Mukunda, responsable de la cobertura, había realizado un excelente trabajo. Pensé en lo complacido que hubiera estado Prabhupada al ver que medios de comunicación importantes reconocían y apreciaban su progreso logrado y el de ISKCON «de la pobreza a la riqueza». Pude imaginármelo con una amplia sonrisa, con los ojos bien abiertos, radiante de placer.

Hare Krishna.

Vuestro en el servicio,
Giriraj Swami

 

Aumenta la familia espiritual

GRS-Giving-Beads-to-Radharani-DasiEl domingo 6 de enero, el día de la aparición de Srila Locana dasa Thakura, en presencia de Sri Sri Radha-Kalachandji, de Srila Prabhupada y de sus seguidores, me complació conectar oficialmente a cinco devotos con Srila Prabhupada y el guru-parampara a través de la iniciación hari-nama. Jeff Janock recibió el nombre de Jaya Chaitanya das, Nishant Mehta recibió el nombre de Nitai dasa, Sakar Panta recibió el nombre de Shyama Gopala dasa, Rosie Panta recibió el nombre de Radharani dasi y Ambika Gurung recibió el nombre de Amrita Gopi dasi. Por favor bendecidlos y apoyadlos en su servicio a Srila Prabhupada, a Sri Chaitanya Mahaprabhu, y a su misión.

Hare Krishna.

Vuestro en el servicio,
Giriraj Swami

Propósitos de año nuevo

SP chaddarLa mayoría de los propósitos consisten en cosas que nos proponemos «hacer» y otras que nos proponemos «no hacer». Y la sabiduría védica nos enseña que todo lo que debemos y no debemos hacer ha de apoyar un «qué hacer» principal —recordar siempre a Krishna (Dios)—, y un «qué no hacer» principal —no olvidarle nunca—.

 Ahora bien, ¿qué podemos hacer en la práctica para recordar siempre a Krishna y nunca olvidarle? Lo más favorable que podemos hacer para recordarle es cantar y escuchar Sus santos nombres —el maha-mantra Hare Krishna—, y cantar y escuchar acerca de temas trascendentales relacionados con Él —krsna-katha, como la Bhagavad-gita y el Srimad-Bhagavatam—. Y en términos generales, lo que más obstaculiza recordarle es la especulación mental y la complacencia de los sentidos, que son actividades especialmente perjudiciales que van en contra de los principios védicos, o las leyes de Dios, y que incluyen comer carne, tomar intoxicantes, la actividad sexual ilícita y los juegos de azar.

Así que para nuestros propósitos de año nuevo podemos proponernos incrementar nuestro canto del mantra Hare Krishna, especialmente en cuentas de meditación, e incrementar nuestra lectura de los libros de Srila Prabhupada. Y podemos proponernos disminuir, o dejar, las actividades perjudiciales para la conciencia de Krishna. Y el Señor nos ayudará en nuestros esfuerzos, pues Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos.

Os deseamos un feliz año nuevo —en conciencia de Krishna—, por la gracia de Sri Sri Guru y Gauranga.

Hare Krishna.

Vuestro en el servicio,
Giriraj Swami

[1.1.19]