Tag Archives: juzgar

Gadadhara Pandita y el Señor Chaitanya: Sentimientos internos y comportamiento externo, 2 de noviembre, Dallas

Gadadhara-Pandit Nov 2Giriraj Swami leyó y habló del Caitanya-caritamrta, Antya-lila, Capítulo 7.

“Yo quería agitarte” —dijo el Señor—, “pero tú no te agitaste. En verdad, de tus labios no salió ni una palabra de enfado, sino que lo toleraste todo. Mis tretas no perturbaron tu mente, sino que te mantuviste firme en tu sencillez. De ese modo, Me has comprado” (161-162). Nadie puede describir las características y el amor extático de Gadadhara Pandita. Por eso, otro nombre de Sri Caitanya Mahaprabhu es Gadadhara-prananatha, “la vida misma de Gadadhara Pandita”. Nadie puede decir lo misericordioso que es el Señor con Gadadhara Pandita, pero la gente conoce al Señor con el nombre de Gadaira Gauranga, “el Señor Gauranga de Gadadhara Pandita” (163-164). Nadie puede entender los pasatiempos de Sri Caitanya Mahaprabhu. Son como el Ganges, pues de una sola de Sus actividades manan miles de ramas (165). Gadadhara Pandita es famoso en todo el mundo por su amable conducta, sus cualidades brahmínicas y la firmeza de su amor por Sri Caitanya Mahaprabhu (166). El Señor purificó a Vallabha Bhatta limpiándole del barro del orgullo falso. Con esas actividades, el Señor instruyó también a otros (167). En realidad, en Su corazón, Sri Caitanya Mahaprabhu era siempre misericordioso, pero a veces, externamente, trataba con desdén a Sus devotos. Sin embargo, Su apariencia externa no debe preocuparnos, pues, si lo hacemos, será nuestra perdición (168).

Giriraj Swami: “Este es un punto muy importante acerca de juzgar a los devotos. Externamente, puede parecer que el Señor trata con desdén a un devoto, pero no debemos sacar conclusiones precipitadas sobre el devoto, porque internamente el Señor siempre es afectuoso con Sus devotos. Él podría estar tratando con el devoto de una manera particular en beneficio de ese devoto. Él podría estar purificando al devoto o mostrando las cualidades maravillosas del devoto. Si juzgamos externamente, podemos subestimar al devoto y subestimar la actitud del Señor hacia el devoto, y caer”.