Tag Archives: Sridhar Swami

De la charla acerca de Sridhar Swami, 18 de marzo, Laguna Beach, California

03.18.17_01.LagunaGRS_SDS“Un día, Sridhar Swami y yo decidimos hacer juntos el parikrama de Govardhana. Me sentía bastante enfermo, pero no quería detenerme y decepcionarlo. Él también se sentía mal, y pensaba: “No quiero detenerme y decepcionar a Giriraj Maharaja”, así que continuó caminando. Muy poco después los dos estuvimos en el hospital, él por un problema hepático y yo por una afección cardiaca. Mientras él estaba en el hospital de Bombay, Tamal Krishna Goswami, Kesava Bharati Maharaja y Giridhari Swami viajaron de Vrindavan para visitarlo. Al tener cirrosis del hígado y cáncer, se le consideraba como un paciente terminal. Ellos le aconsejaron que viajara a Vrindavan y se quedara allí para cantar y escuchar acerca de Krishna. Pero por mucho que apreciaba su visita y los respetaba como hermanos espirituales, lo pensó y concluyó: ‘No es mi forma de ser. Quiero vivir de la manera que soy’. Así que continuó viajando y predicando, prácticamente hasta el final.”

Meditación de Niranjana Swami en Sridhar Swami

Sridhar Swami, Niranjana SwamiHace unos días, Niranjana Swami me escribió una carta en la que decía: “Medito mucho en Sridhar Maharaja; lo echo de menos”. Y cuando le pedí que me contara más acerca de su meditación, respondió: “Honestamente, no puedo explicarlo por completo. Él llegó a ser muy querido para mí en Mayapur —por la manera en que amaba a sus hermanos espirituales y a mí—.

“Una de mis frecuentemente recordadas meditaciones acerca de él es una vez en que le envié un mensaje por la tarde, justo después de que la reunión del GBC había terminado ese día. Generalmente, yo solía ir a su habitación para cantar con él y otros devotos por la tarde, después de la reunión. Pero esa tarde tuve un terrible dolor de cabeza y le envié un mensaje, disculpándome por no asistir, debido al dolor de cabeza. Caminando de regreso a mi habitación, empecé a pensar: ‘¡Aquí estoy, sin ir al kirtan de esta tarde debido a un dolor de cabeza, y ahí está Sridhar Maharaja, cuya condición no puede, ni remotamente, compararse con mi pequeño dolor de cabeza, acostado en su cama, haciendo kirtan con los devotos!’. Así que decidí dar la vuelta y regresar.

“Cuando llegué a la puerta de su habitación, ésta estaba, como siempre, repleta de devotos cantando. Sridhar Maharaja me miró, se sentó en la cama y me hizo un gesto para que atravesara la muchedumbre de devotos y me sentara a su lado en la cama. Los devotos me abrieron paso, me senté en la cama y ​​se volvió hacia Mayapur das, su sirviente personal, y le dijo: “Alcánzame el Bálsamo de Tigre”. Luego, allí sentado con el Bálsamo de Tigre me masajeó la cabeza. No recuerdo exactamente cuánto tiempo masajeó, pero no fue sólo un gesto, masajeó vigorosamente durante bastante tiempo.

“Lloro cada vez que pienso en ello, como estoy llorando en este momento mientras estoy escribiendo. Prácticamente hablando, lloro cada vez que pienso o hablo de Sridhar Maharaja. Era un amigo desinteresado para mí, y yo sentía que no lo merecía.”

—Giriraj Swami

Reflexiones en el día de la desaparición de Sridhar Swami

SDHS-GRS-CarpinteriaHoy es el aniversario de la desaparición de Su Santidad Sridhar Swami Maharaja, el fiel discípulo de Srila Prabhupada y nuestro querido hermano espiritual. Como escribí en Muchas Lunas: “Tres días después de la partida de este mundo de Sridhar Maharaja, durante mi caminata diaria en Santa Bárbara, de repente empecé a sentirme dichoso, y sentí la presencia de Maharaja. Entonces imaginé que me dio dos instrucciones. La primera fue: ‘Aún estoy aquí, sé feliz’; y la segunda fue: ‘Sólo sé tú mismo. Cada uno de nosotros hace su propia contribución, así que sé tú mismo y haz tu contribución’. Y luego se fue.

“Después de que él partió, pensé en lo que había ocurrido. Claramente, sus dos instrucciones estaban destinadas no sólo para mí, sino para todos. Y sus instrucciones cubrían todos los puntos, sobre todo su última declaración había dicho todo: ‘Sólo sé tú mismo y haz tu contribución’.

“Gracias, Maharaja. Te queremos.”

Hare Krishna.

Vuestro aspirante a sirviente,
Giriraj Swami